El asma es una enfermedad respiratoria, caracterizada por inflamación crónica de las vías aéreas (bronquios), que causa episodios recurrentes de sensación de falta de aire (disnea), pitos en el pecho con la respiración (sibilancias), tos y sensación de opresión en el pecho.

El asma bronquial se caracteriza por una obstrucción reversible y ocasional de la vía aérea que, si no se trata adecuadamente, puede llevar a una obstrucción permanente.

¿Cuáles son las causas?

En la mayoría de los casos (80%) es de origen inmunológico, por alergias a diferentes sustancias que producen elevación de la inmunoglobulina E (IgE). Estas son hereditarias e inician en la infancia. En otros casos que inician en la edad adulta, no son de origen inmunológico (sin elevación de la IgE) y no están relacionados con la herencia.

¿Cuáles son los síntomas?

Los tres síntomas más comunes en pacientes con asma son: sibilancias (pitos en el pecho con la respiración), tos y disnea (sensación de ahogo).

Es característico que los síntomas del asma ocurran de forma episódica y a cualquier hora del día, aunque es común que aparezcan predominantemente por la noche y durante las primeras horas de la mañana.

 

¿Qué sucede durante una crisis de asma?

*La capa que cubre la vía aérea (que denominamos “la mucosa bronquial”) se hincha o mejor dicho, se inflama.

*Se produce un moco espeso que ocupa la luz de las vías aéreas.

*Los músculos que rodean las vías aéreas se contraen y estrechan aún más la luz o diámetro de las mismas.

*La consecuencia de todo ello es un estrechamiento que impide el correcto flujo del aire y hace difícil la respiración.

Desencadenantes del asma:

*El humo del tabaco.

*El aire frío y seco o el aire húmedo y caliente.

*El ejercicio físico.

*Las infecciones, como los resfriados.

*La caspa de los animales.

*Los ácaros del polvo y el moho.

¿Cuál es el tratamiento?

  • Eliminar los factores desencadenantes: el humo (de cigarro, de leña, de vehículos), perfumes, aerosoles, productos de limpieza, olores de pintura, gases de cocina, velas perfumadas, ácaros del polvo y polen de flores, el moho (hongo) de la humedad, animales (perros, gatos, pájaros, roedores, cucarachas, etc), otros contaminantes del ambiente, el aire frío y el ejercicio.
  • Evitar las infecciones respiratorias y la hiperrespuesta del sistema inmunológico a los alérgenos, mediante el uso de Transfer Factor Kids (niños) y Transfer Factor Plus (adultos).
  • Tratar las crisis con broncodilatadores (salbutamol, salmeterol), antinflamatorios (Prednisona, prednisolona, budesonida, fluticazona) y antileucotrienos (Montelukast).
  • La inmunoterapia puede ayudar si se logra detectar el alérgeno desencadenante.

Para más información lea este artículo en PDF.

Saca el emprendedor que hay en ti. Es momento de cumplir Tus Sueños

Únete a los miles de Emprendedores de Nicaragua, que decidieron un cambio en sus vidas. ¡Contactanos!